El renting de la impresora


Con el renting solo se produce la cesión para el uso del bien, sea un coche, un ordenador o una impresora. A priori, el arrendatario no tiene la intención de quedarse con el equipo una vez finalizado el contrato. Es una modalidad donde la finalidad es el pago por uso de la impresora.

 Volvamos al ejemplo anterior de una impresora por la que pagas 100 euros mensuales durante 5 años. En este caso la intención inicial no es quedarte con la fotocopiadora al cabo de esos 5 años. Por lo menos no se refleja en el contrato. Otra historia es que las partes acuerden aparte una opción de compra de la impresora al final del contrato.

Esto puede parecer una desventaja del renting. Pero no lo es si tienes en cuenta que una impresora puede empezar a dar problemas al cabo de unos años y puede costarte mas caro repararla que comprar otra. Pero hay otra diferencia. Y esta si es importante.

Con el renting usualmente se contrata el servicio de mantenimiento de la impresora. Lo normal es que el renting de la impresora incluya el seguro, el coste de los cartuchos de toner o tinta, tambores fotoconductores, piezas, mano de obra de reparaciones,etc.

Las empresas de renting suelen cobrar todos estos conceptos en el coste por cada copia que haces. A final de mes o del periodo de lectura de contadores te cobran en función del número de copias realizadas. Y ahora la gran ventaja.

Si la impresora se avería SI es problema de su propietario. La empresa de renting debe ocuparse de que la fotocopiadora siempre esté en funcionamiento. En el contrato de renting incluso vienen reflejadas las penalizaciones en caso de que la empresa no cumpla.

Con el renting de la impresora, a diferencia del leasing, no tienes que buscar una nueva impresora si la que tienes está averiada y sale demasiado costoso repararla.