¿Compra, préstamo, leasing o renting de una impresora?


Dependiendo del valor de compra de la impresora y del número de copias que realices al mes, nos puede interesar una u otra opción.

Comprar la impresora
Dos de las principales necesidades de una empresa suelen ser la de financiación y el tiempo. Por eso, la opción de comprar el equipamiento que necesitemos debemos limitarla a lo que cuesta poco y no requiere complicaciones. Por ejemplo, si necesitamos comprar un escritorio podemos ahorrar en comisiones e intereses si abrimos la billetera.

Pero, aunque una impresora pueda costar poco, suele ser un dolor de cabeza en cuanto a mantenerla.

Si sacas pocas copias mensuales (menos de 300 en negro o 50 de color) y no necesitas formatos grandes (como A3),  puede interesarte comprar una impresora láser o de tinta de bajo coste. Por menos de 200 euros puedes comprar una impresora multifunción que te solucionará tus necesidades. Eso si, el coste por copia será algo elevado, pero como son pocas las que haces…

El préstamo y el leasing de la impresora
En ningún caso te recomiendo que saques un préstamo o tengas una impresora en leasing. De acuerdo que podrás desgravarte algo desde el punto de vista fiscal, pero corres un riesgo elevado. Si la impresora deja de funcionar y sale costosa su reparación, solo te servirá para decorar.

Las impresoras son máquinas peculiares. Tienen componentes electrónicos como los ordenadores, pero también llevan muchos engranajes y partes móviles. Una simple grapa que se haya colado en los documentos que vas a escanear puede arruinarte los cálculos. Y no solo tienden a averiarse más que un ordenador.

El principal gasto de una impresora suele ser el coste de sus consumibles, tóner y tambores fotoconductores.

El Renting de la impresora
En un equipo tan costoso de mantener en funcionamiento y tan impredecible en sus averías, es la mejor opción.
Con el renting de la impresora tienes:

Financiación. Consigues disponer de una fotocopiadora sin tener que comprarla.

Ahorras tiempo y preocupaciones. La impresora pertenece a la entidad que te hace el renting, la cual también es responsable de su mantenimiento.

Control de gestión. Cuando compras o haces un leasing de una impresora estás firmando un cheque en blanco. Si es una impresora en color hoy tendrás que cambiar el toner negro, mañana el cian,…es difícil saber cuanto realmente te cuesta la impresión en tu empresa.

Tratamiento fiscal. El renting es un gasto más de la empresa. Como puede ser el alquiler de la oficina. Lo puedes deducir como un gasto fiscal.

¿Me conviene hacer un renting de la fotocopiadora?
La opción del renting es la más favorable en cualquiera de los siguientes casos:

Sacas más de 300 copias mensuales en negro o 50 de color

Aunque el coste de una impresora que te solucione la papeleta sea económico, es posible que ahorres dinero con el renting de una impresora. Las empresas de renting suelen tener economías de escala que tu no tienes; compran al mayor impresoras, consumibles y repuestos.

La impresora en renting suele tener un coste por copia que te incluye tanto los consumibles como el mantenimiento. Te quitas problemas e incluso puedes ahorrar dinero.

Necesitas una impresora de elevadas prestaciones

Si necesitas una impresora A3 láser o una fotocopiadora de elevadas prestaciones, el renting te puede interesar tanto por el ahorro en el coste por copia como para evitar tener que hacer una elevada inversión.

En definitiva, la opción de renting de impresora puede ser la opción más ventajosa para disponer de una fotocopiadora en tu oficina. Pide varias ofertas y, sobre todo, lee la letra menuda de los contratos de renting.